Japón en 17 días


Llevaba muchos años queriendo viajar a Japón, algunos esa decisión la toman en un instante, como un calentón. En mi caso fue algo más que eso, como una especie de enamoramiento que empezó con la curiosidad, de ahí pasé al coqueteo para terminar con la obsesión. Cuando todo era propicio fue cuando finalmente salté a la piscina y viví la gran aventura.

Antes de pasar a las entradas que describen el viaje me gustaría hablar un poco del viaje de Japón en sí, preguntas habituales que nos hacemos en el momento de la planificación del viaje o incluso antes de decidir si pegamos el gran salto. Si todo esto lo tenéis claro haced scroll hasta el final e id a lo más interesante.


¿ES CARO JAPÓN?

Sí y no, los 17 días que estuve en este país (sin contar los días de viaje) se pueden hacer gastando muy poco o mucho. El cambio ayuda a esto último.

Yo personalmente gasté en el entorno de los 2.800€ con un cambio de 1€ unos 125 JPY. Se podría haber gastado mucho menos (conozco gente que ha sido capaz de ir por 1.600€) y mucho más. Este precio que os he dado ha sido un viaje sin privaciones haciendo lo que queríamos en cada momento y probando todo tipo de comidas.

El vuelo y el alojamiento (caro) es lo que yo creo que se lleva el gordo del presupuesto, el transporte es económico con la JR Pass (importante comprarlo antes de viajar) y la comida es incluso más económica que en España.


NO ME GUSTA EL SUSHI…


En Japón, se come muchas más cosas que sushi. Creer que el sushi es la base de su dieta es como creer que nosotros tomamos paella casi a diario (de hecho ambos platos no dejan de ser arroz acompañado de algo). De igual manera que se puede estar por España sin probar la paella lo mismo pasa aquí.

La gastronomía japonesa es muy variada, toman carne, pescado, verduras, en definitiva lo mismo que nosotros a excepción del pan. El pan en Asia es el arroz con el que acompañan todas las comidas así que acabaréis hartos de comer arroz jajaja. Otra frase que he oído y quiero desmontar es la de que sólo comen comida cruda, es falso, toman platos tanto cocinados como crudos. Para alguien que visita con frecuencia los restaurantes Japoneses en occidente esta afirmación puede resultarle rara pero la imagen internacional del sushi está muy presente. 

Además del rey de la gastronomía que es el sushi, hay otros muchos platos más o menos conocidos, algunos de ellos son el okonomiyaki, los yakisoba, el unagi (anguila), el shabu shabu, el yakiniku y por supuesto la carne de wagyu (las más famosas son la de Kobe o la de Hida), hay otros muchos platos que he descrito en el mismo diario de viaje.


¿CUÁNDO ES EL MEJOR MOMENTO PARA IR?

Como cualquier país cada estación tiene su momento especial, ahora bien se suele recomendar por temperatura la primavera o el otoño. Además de con el colorido de la vegetación estos periodos coinciden con el Hanami y el Momiji respectivamente.

El verano y el invierno aun con sus temperaturas extremas tienen sus cosas buenas, por ejemplo sólo en verano se pueden disfrutar de los Matsuris que son las fiestas tradicionales que se celebran en Japón en las que la mayoría de las chicas y una minoría de chicos se ponen los tradicionales yukatas. En invierno además de para esquiar se puede ir para disfrutar del festival de la nieve en Sapporo.


HABLAS DEL HANAMI ¿QUÉ ES EL HANAMI?

Los japoneses dirán que es la costumbre de sentarse bajo los Sakuras en flor para observar la belleza de las flores. Yo os digo que es hacer un botellón en masa en un entorno precioso. El Momiji es la versión otoñal del Hanami, y consiste en disfrutar de las hojas rojizas de los arces japoneses. No sé si incluye botellón.



Para saber cuándo ir, todos los años la Oficina de Meteorología (aquí el link) lo va estimando así que podéis hacer como nosotros e ir calculando vuestro viaje para que coincidan las fechas, por supuesto depende mucho de la meteorología así que dad flexibilidad a las fechas, una buena idea es hacer coincidir el evento en Kyōto Tōkyō .


¿QUÉ ME PUEDO COMPRAR DE REGALO? 

Japón es un buen lugar para los souvenirs y regalos varios, ya sea por su exotismo o por el gran contraste cultural que supone oriente con occidente. Además de los clásicos que pasaré de mencionar porque no soy muy fan de los mismos, hay otras cosas que son parte de su cultura que pueden ser un buen regalo:
Amuletos. Se pueden comprar en cualquier templo y los hay de prácticamente todo aunque tienden a repetirse, el precio suele rondar entre los 500 JPY y los 1000 JPY. Los hay del amor, la salud, el dinero. 
Hashis (palillos). Se vende por todos los sitios tanto en sobre como en una cajita pequeña y bien presentada, por su originalidad es un muy buen regalo para un aficionado a pedir comida japonesa.
Darumas. Estos muñequitos rojos son bastante peculiares, vienen con los ojos en blanco, hay que pintar uno de los ojos para pedir un deseo, y se pinta el segundo ojo cuando se cumple.
Fuurin. Ideal si se tiene terrazas, porches, patios, etc. Es como una especie de campanilla de forma redondeada con una cuerda y un papel que se mueve por el viento haciendo sonar la campanilla, los hay de cristal o de metal.
Manga. Creo que no necesita mayor descripción.
Gastronomía. ¿Cuándo serás mía? Dejando el chiste a un lado, hay muchas opciones desde ir recogiendo kit kats en cada región, cada uno de un sabor y hacer un alijo de lo más curioso; hasta comprar matcha, el tradicional té verde que además se puede utilizar como ingrediente gastronómico o para hacer un matcha latte. Además hay paquetes preparados, justamente una amiga me regaló un paquete para hacer okonomiyaki (vaya destrozo hice)
Cosas especiales. Aquí ya pongo cosas que son más complicadas de encontrar o que sólo hay en un sitio muy concreto. Justamente voy a hablaros de algo que me traje de Nikko, allí descubrí casi accidentalmente algo que vi en un vídeo hace ya eones: un artista que dibujaba con brocha unos dragones preciosos, te los da luego en una cajita muy chula. Desde luego que es algo original.



NO SIGAS ¿CUÁL FUE TU ITINERARIO?

El viaje lo desarrollamos a lo largo de la isla de Honshū, así se llama la isla más grande del archipiélago nipón y donde están las ciudades más conocidas. La mayoría de los días los centramos en Kyōto, Tōkyō y los alrededores de ambas ciudades destinando los cuatro días restantes del viaje a conocer Hiroshima y los alpes japoneses.

Día 17: Tōkyō (Shibuya, Harajuku y vuelta a Shibuya)


Y ya para concluir sólo me queda decir que cuando estos 17 días (que a priori parecen muchos) tocan a su fin; sólo quieres más. Como si Japón se tratase de una droga, una en la que el síndrome de abstinencia dura ya varios meses.


Creo que estas palabras resumen mi sentir, el cómo todos mis sentidos han sido estimulados y cómo aun así quieren más. Porque como dije en la última entrada, ¡Japón, hasta pronto!

Darío Palacios

No hay comentarios:

Publicar un comentario