Escapada a La Rioja

La Rioja era uno de estos sitios que queríamos ir y no habíamos tenido oportunidad de conocerla. Este fin de semana decidimos ponerle solución con motivo de las fiestas madrileñas de San Isidro.

La idea era visitar diferentes pueblos recomendados por amigos y compañeros de la tierra. Los seleccionados se encontraban todos al oeste de Logroño utilizando esta como campo base. Por cercanía también se aprovechó para visitar varios de la Rioja Alavesa que eran must be.

Sábado
Salimos temprano rumbo rumbo a Haro donde nos plantamos a las diez y media. Este pueblo es el lugar por excelencia de las bodegas, tiene bastantes conocidas, tampoco desmerece la plaza y las calles aledañas entre las que está la herradura que nada tiene que envidiar a la Calle del Laurel. En la zona de la estación es donde se encuentran las bodegas, por el planning y que tocaba usar más el coche no hicimos cata por allí pero ello no impidió que nos diéramos una vuelta en especial por las bodegas Lopez de Heredia y su tiendecita diseñada por la recientemente fallecida Zaha Hadid.


               

El siguiente pueblo estaba justo al lado, Briones. De aspecto más antiguo y bonito (esto último en mi opinión personal) que Haro, con una iglesia en la plaza que no pasa desapercibida y algunas vistas espectaculares del Ebro y los viñedos. Lo que le desmerecía era el escaso ambiente que tenía en comparación con la primera.

               

Y Logroño, qué contaros que no sepáis a los que lo conocéis, y los que no, deciros que es un lugar con muchísimo ambiente, el cual se concentran en unas tres o cuatro calles siendo la Calle del Laurel la que concentra la mayor concentración de bares y gentío. Recomiendo probar las especialidades de cada sitio y si puede ser regadas con un buen rioja. Hay otros sitios que conocer como una plaza en la que está recreado el juego de la oca, o la antigua tabacalera pero la verdad es que palidecen en comparación.

                


 Domingo
De nuevo a la carretera para ir conociendo más pueblos de la región, comenzamos con la Rioja Alavesa rumbo a Laguardia. Espectacular es todo lo que os diré, no por nada está en la lista de los pueblos más bonitos de España, además de las callejas y sus iglesias, una de ellas de planta centralizada (algo bastante extraño en la religión católica) destacar la plaza con su Carillón que desde 1998 cada ciertas horas nos muestra a un simpático trío que baila al ritmo de una melodía. En nuestro caso lo vimos a las doce.

               

Y tocaba ir a Elciego, también de Álava donde habíamos reservado en las Bodegas del Marqués de Riscal (esto último es imprescindible en todas las bodegas si pensáis hacer la visita y la cata). Costaba 12€ y te llevan por el que llamaron "La ciudad del vino", que aúna construcciones de diferentes etapas desde su fundación en el siglo XVIII hasta el hotel diseñado por Frank Gehry en el s. XXI. Al terminar nos encaminamos al pueblo donde comimos y dimos una vuelta por la zona.



Terminamos con San Vicente de la Sonsierra, el cual como curiosidad estaba junto a Briones pero lo dejamos para este día al no ser mucho desvío desde Álava. Destaco las vistas desde lo alto de la colina desde donde se ve el río Ebro a su paso en la agradable compañía de una entrañable iglesia.


Al terminar rematamos el día con otra ruta de tapas por Logroño.

Lunes
Tocaba dar la vuelta, pero no la daríamos sin antes exprimir un poco la región poniendo rumbo a Santo Domingo de la Calzada, lugar de paso en el Camino de Santiago... Caminos empedrados acompañan en este pueblo al peregrino mientras atraviesa unas cuantas plazas en el pueblo bajo la atenta mirada de su Catedral.

               

Y para poner el broche final antes de volver a Madrid... Ezcaray. Curiosamente en el momento que fuimos era la resaca de unas fiestas que aún no habían terminado. La plaza y algunas calles a su alrededor son lo mejor de este sitio

Darío Palacios

No hay comentarios:

Publicar un comentario