Día 1: Potsdamer Platz y Central Station

A Berlín ya llegamos por la tarde, a eso de las 16h aproximadamente. El día no iba a dar para mucho más que una primera toma de contacto, pero no pasaba nada pues el plato fuerte -la visita guiada- lo habíamos dejado para la primera hora del día siguiente. Así que dejamos las cosas en nuestro hotel, el Aldea Novum, y pusimos rumbo a la zona de Potsdamer Platz.


Esta cubierta impresionante que veis es el Sony Center un complejo de edificios comerciales dispuestos en torno a una plaza cubierta próxima a Potsdamer Platz. Este complejo fue fundado en el año 2000, sin embargo esto no lo cuento para meter datos sin más ahí como que no quiere la cosa. Lo cuento porque la mayoría de los edificios cercanos rondaba esas fechas y en algunos casos había solares vacíos. La causa de esto es que la franja de la muerte del Muro de Berlín pasaba por esta zona y desde su caída, de manera paulatina se ha ido reconstruyendo.

Al margen de la nota histórica, deciros que merece la pena pasar un rato en Potsdamer, nosotros fuimos varias veces por la zona, en parte porque casi siempre tocaba hacer transbordo allí con el metro y era donde desayunábamos. El Sonny Center igualmente merece la pena visitarle tanto por el día como por la noche.

             

Muy próxima a la plaza se encontraba Wilhelm Strasse -una avenida donde antes se disponían los ministerios del gobierno del Tercer Reich- únicamente queda el antiguo Ministerio de Aviación y actual Ministerio de Economía de Alemania. De este edificio de aspecto megalómano -como toda la obra de Albert Speer, el arquitecto personal del führer- salió la orden del bombardeo de Gernika.

Si os suena como me pasó a mí cuando le vi, que sepáis que este edificio se utilizó en el rodaje de numerosas películas ambientadas en la época del nazismo. La primera que me viene a la mente es la protagonizada por Tom Cruise 'Valkiria'.


Justo al lado del Ministerio de Economía, en una calle perpendicular a Wilhelm Strasse se encontraba 'La Topografía del terror', una especie de museo -o de recuerdo de los horrores- en la antigua ubicación de la oficina de las SS. En el interior del cual se disecciona parte del recorrido histórico que tuvo el nacionalsocialismo alemán -el partido Nazi- desde el Putsch de Múnich hasta 1945, incluyendo experiencias y testimonios de sus víctimas. Allí circundando el entorno vimos los primeros tramos en el viaje, del caído muro de Berlín.


Resulta curioso cómo algo que representaba tanto en su día, ahora no se vea más que un muro del tres al cuarto, que es lo que no deja de ser una vez le despojamos de toda su simbología y su poder. Sin embargo del muro hablaremos más en próximas entradas.

El día no daba mucho más de sí por lo que decidimos ir dando un paseo hasta la Estación Central de Berlín, la cual se situaba al norte. Por el camino pasamos junto a la Plaza de París o Pariser Platz -donde estaba la puerta de Brandeburgo- para finalmente conocer el Spree, el río que atraviesa la ciudad y donde se sitúa a uno de sus lados la preciosa Estación Central.


Si queréis comprar la Berlin Welcome Card de la que os hablé en la entrada anterior, este es uno de los sitios donde se puede adquirir. De hecho fue en ese mismo momento cuando la compramos. La oficina, si mal no recuerdo, estaba cerca de la entrada a mano derecha.

Al ser verano y a falta de playas montaron justo enfrente de la estación -en la ribera del río- unos chiringuitos con mucho ambiente y que animaban a ser visitados, y como nosotros somos muy de impulsos, allá que fuimos.


Creo que no hay mejor forma de comenzar el viaje a la capital de Alemania. Una pinta alemana acompañada de sus famosas Currywurst. 




Darío Palacios

No hay comentarios:

Publicar un comentario